Se encuentra usted aquí

Lo dicho, lo escrito, lo ignorado. Ensayos mínimos entre educación, filosofía y literatura

Carlos Skliar - Miño y Dávila Ed. - 2011

Lo dicho, lo escrito, lo ignorado es y no es, pese a las apariencias, un libro de definiciones de palabras. Es y no es un diccionario. Es y no es un libro que intenta decidir, establecer y fijar un léxico, un vocabulario que pretenda enseñar algo. Tampoco es cierto que sea un libro que sólo tiene que ver con el ejercicio de la escritura, mucho menos con esa práctica autómata y cerrada sobre sí misma con la que muchas veces pronunciamos el código estrecho de ‘lo académico'. La escritura que se ha puesto en juego es una escritura de frontera. A veces inclasificable. Lo que no la hace ni mejor ni peor que otras escrituras. Hay, por cierto, una presencia respirable de la lectura, de los efectos de la lectura, de la compañía de la lectura, de esa lectura peculiar que se hace presente cuando es convocada por la escritura.

Lo dicho, lo escrito, lo ignorado es una reunión de textos que ha optado por ensayar -entre la pedagogía, la literatura y la filosofía- casi un centenar de palabras y que intenta pensar qué es decir una palabra, qué es ponerle voz, qué es darle voz. La voz está en el cuerpo, está encarnada. Decir una palabra y hurgar por dentro de lo dicho es el único modo que disponemos para impedir que una palabra se nos imponga como lo que ‘debería ser', que se volatilice en el frenesí voraz de estos tiempos y se pierda, irremediablemente, pues ya nadie puede o desea pronunciarlas.

Hay muchas palabras que se han caído al suelo. Y las pisoteamos o disimulamos pensando que no están allí o las escondemos impunemente debajo de la alfombra de la voracidad del ‘progreso' hasta abandonarlas, polvorientas, en nombre de la ‘razón creciente'. Tal vez no hemos advertido que somos nosotros mismos quienes estamos caídos, quienes nos escondemos detrás de las palabras caídas, quienes nos abandonamos en la pronunciación demasiado fugaz o quienes formamos parte de ese lenguaje que no conversa, un lenguaje deshabitado, un lenguaje sin voz.

La organización del libro está planteada del siguiente modo. Cada palabra elegida está descompuesta en tres dimensiones o tres modos diferentes de escritura. La primera de ellas, enseguida debajo de la palabra en cuestión, es un ejercicio de la voz, un intento por percibir cómo sería posible pronunciar cada palabra. La segunda asume un carácter decididamente ensayístico y constituye el cuerpo más narrativo de la palabra en cuestión. La tercera y última parte se desdobla en tres definiciones que pretenden multiplicar los sentidos: una definición del diccionario, una cita proveniente de autores de la filosofía y/o la educación y, por último, un fragmento literario o, más específicamente, poético.

Este libro obtuvo el Tercer premio en la categoría Ensayo Pedagógico en los Premios Nacionales 2012 de la Secretaría de Cultura de la Nación.

Investigadores relacionados

Otras publicaciones

Ana Abramowski y Santiago Canevaro (comp.)
2017
Universidad Nacional de General Sarmiento
Diploma Superio en Gestión Educativa
2017
Patricia Redondo, Estanislao Antelo (comps.)
2017
Homo Sapiens Ediciones
Carlos Skliar
2017
Mármara Ediciones
Pedro Núñez, Melina Vázquez, Pablo Vommaro, Rafael Blanco (comps.)
2017
Imago Mundi
Silvia Duschatzky
2017
Paidós