Se encuentra usted aquí

Política de la escucha en la escuela

La investigadora Silvia Duschatzky publicará un nuevo libro en 2017: Política de la escucha en la escuela, cuyo lanzamiento se realizará durante la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, en abril de 2017.

Silvia Duschatzky es coordinadora del Diploma Superior y Especialización en Gestión Educativa y de los cursos Subjetividades Mediáticas y Educación, Pedagogía Mutante y Clínica de situaciones en la escuela: escribir las prácticas, construir problemas, investigar modos de intervención.

En su trayectoria como investigadora ha sido directora de los proyectos “Violencia, escuela y subjetividad. Sobre las formas de violencia contemporánea, su relación con la experiencia escolar y con los modos de producción subjetiva en jóvenes urbanos” (Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica) y “Formas contemporáneas de agenciamiento educativo” (FONCyT, Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva). En el marco de estos proyectos de investigación fue coordinadora general de los documentales EntrelíneasEn la esquina y La batidora

Entre sus publicaciones se destacan Desarmando escuelas (Paidos, 2013) en coautoría con Elina Aguirre; Imágenes de lo no escolar (Paidós, 2011) en coautoría con Diego Sztulwark; Escuelas en escena (Paidós, 2010) en coautoría con Elina Aguirre y Gabriela Farrán; Maestros errantes (Paidós, 2007); Chicos en banda (Paidós, 2002) en coautoría con Cristina Corea; La escuela como frontera (Paidós, 1999); ¿Dónde está la escuela?, compiladora junto a Alejandra Birgin (Manantial, 2000). A su vez forma parte del comité editorial de la revista digital Tráfico de experiencias.

 

Política de la escucha en la escuela
Silvia Duschatzky (Paidós, lanzamiento en abril de 2017)

No hay escuela en abstracto. No hay escuela en el desencanto. No la hay en las proclamas enlatadas. La escuela es efecto de un cuerpo sensible que la hace cuando piensa lo que no sabe. Mirada desde la nostalgia o la pretensión exitista resulta extremadamente frustrante para quienes la viven cada día. Política de la escucha en la escuela no ofrece un saber sobre la escuela. Simplemente comparte un procedimiento que desbarata ese decir en el que “no hay nadie”. Escucha que traspasa el interés por las biografías individuales y los impulsos clasificatorios para leer en los ánimos sociales pistas de nuevos vitalismos. Una manera de tomar distancia de la retórica verborrágica para dejar lugar a la escucha de lo que navega en la superficie cotidiana escolar. Extraer ese detalle que, interrogado en sus cualidades inagotables, “hace escuela” porque la reinventa.

La escucha es una política del desgobierno. Desgobierno de los automatismos, del eterno cansancio, del tiempo ininterrumpido, del imperativo de la híper productividad y los finales felices. La política de la escucha es un dejar hablar a la escuela y es, también, una política del cuidado. No apunta al encuentro de soluciones ante los problemas, sino a la búsqueda de nuevas formulaciones: “Un buen problema es el que nos abre a una variación en los modos de percibir, sentir, actuar, pensar”.  La escucha es política cuando habitamos zonas sensibles, capaces de hacer mundos. 

Política de la escucha en la escuela es un libro que, tal como afirma su autora, atraviesa las fronteras de la autoría individual, trazando un pensamiento compartido, escritura e imágenes visuales. Un trabajo pleno de conceptos que nacen de un sentir, tramado con poderosas escenas escolares y un inusual coraje intelectual.

 

Investigadores relacionados